relacionate de forma diferente con tus pensamientos coaching santa cruz de tenerife
EM Coaching Coaching y Psicologia Tengo un pensamiento de tristeza

Tengo un pensamiento de tristeza



relacionate de forma diferente con tus pensamientos coaching santa cruz de tenerife

Imagina que tus emociones son como el clima. A veces hay sol, otras veces llueve. Así como dices «hoy está lloviendo», puedes cambiar cómo hablas de lo que sientes.

En vez de decir «soy una persona triste» puedes notar un cambio cuando eliges decir «ahora mismo, tengo un pensamiento triste». Es como abrir un paraguas: no detiene la lluvia, pero te ayuda a no mojarte. No se trata de controlar la lluvia (eso no es posible) sino de aceptar que llueve y dedicar tu espacio mental a buscar soluciones. Como buscando un paraguas, por ejemplo.

No eres tus pensamientos


Tener un mal día no significa que toda tu vida sea mala. Es solo una emoción que viene y va. Es como una nube que pasa por el cielo de tu mente. No se queda para siempre.


Las palabras son poderosas y pueden cambiar cómo vemos las cosas. Si cambias cómo hablas de tus emociones, puedes cambiar cómo te sientes con ellas. Decir «tengo un pensamiento triste» te recuerda que solo es eso: un pensamiento. Y los pensamientos no son jefes que mandan en ti, tú decides qué hacer con ellos.

Relaciónate de forma diferente con tus pensamientos


Cuando reconoces que la tristeza es solo un pensamiento, puedes trabajar con ella de forma más fácil. Es como saber que puedes sacar un suéter si hace frío en vez de quejarte del clima. Puedes notar la tristeza, decir «hola» y luego decidir qué hacer después, sin dejar que te arruine el día.


Sé que te esfuerzas en controlar lo que piensas porque a veces se te pasan por la cabeza cosas que no te gustan. Y sé que has experimentado la cantidad enorme de energía que te lleva poner ese muro y lo poco que dura en pie. Los pensamientos no solo no se van sino que vuelven con más fuerza. Es un bucle que no tiene fin.

Lo que te propongo no es que los controles sino que aceptes que están ahí, que no te identifiques con ellos sino que los veas como lo que son: palabras que tu mente te dice y que te indican estados transitorios que no tienen que por qué reflejar la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post