pensamiento funcional y disfuncional coaching tenerife
EM Coaching Coaching y Psicologia Pensamientos que funcionan

Pensamientos que funcionan



pensamiento funcional y disfuncional coaching tenerife

Tu mente es una fuente constante de pensamientos que influyen significativamente en cómo vives la vida. A menudo, tiendes a clasificar estos pensamientos como positivos o negativos en base a si te hacen sentir bien o te hacen sentir mal . Sin embargo, esta simplificación puede no ser siempre útil o incluso puede llevarte a tomar decisiones totalmente placenteras pero que no te van nada bien.

El pensamiento positivo no siempre es la clave


¿Qué sucede cuando un pensamiento «positivo» te conduce a un resultado no deseado? Por ejemplo, un exceso de confianza puede llevarte a la complacencia, mientras que un pensamiento que puede parecer negativo, como el reconocimiento de nuestros nervios antes de una gran presentación, puede motivarte a prepararte más a fondo.

Te propongo que dejes a un lado categorías como positivo/negativo, bueno/malo, agradable/desagradable y todas las demás que se te ocurran que sean similares y suelas usar.

En lugar de esto puedes probar a partir de ahora una perspectiva más práctica y adaptativa: ¿son tus pensamientos funcionales o disfuncionales?

Pensamientos funcionales y disfuncionales

Un pensamiento funcional es aquel que te ayuda a alcanzar metas, mejora el bienestar y te capacita para enfrentar desafíos. Está basado en la realidad y te motiva a tomar acciones productivas.

Por otro lado, un pensamiento disfuncional es el que sabotea tus esfuerzos, limitando tu potencial y causando malestar emocional innecesario. Pueden estar basado en miedos irracionales, suposiciones incorrectas o conclusiones precipitadas.

Lo verás muy claro en estos dos ejemplos:

En el trabajo: creer ciegamente en tu capacidad para tener una reunión con un nuevo cliente sin una preparación adecuada es un pensamiento positivo pero disfuncional. Por otro lado, reconocer tu nerviosismo y canalizarlo hacia una preparación meticulosa es un pensamiento menos agradable pero funcional.

En relaciones personales, pensar que todo está bien para evitar conflictos con tu pareja es un enfoque positivo pero potencialmente disfuncional, mientras que abordar problemas difíciles, aunque incómodo, es más funcional a largo plazo.

Cómo identificar pensamientos funcionales

Evalúa la utilidad del pensamiento: Pregúntate si el pensamiento te acerca o te aleja de tus metas.

Considera el contexto: Un pensamiento puede ser funcional en un contexto y disfuncional en otro.

Observa tus reacciones: ¿El pensamiento te motiva a actuar de manera constructiva o te paraliza?


¿Este pensamiento que estoy teniendo es útil?


Esta pregunta no falla, la uso mucho en consulta y es el giro de tuerca perfecto para saber si estás frente a un pensamiento «de los de siempre», a uno que ha salido porque estás en ese momento en modo automático.

Recuerda que la misión de la mente no es hacerte sentir bien a toda costa. Su misión es que consigas adaptarte a las circunstancias de la mejor forma posible. Por eso te da las mejores indicaciones que cree, pero tu decides cuál tomas o de qué forma.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post