mascaras sociales deseabilidad aprobacion de los demas life coach santa cruz tenerife
EM Coaching Coaching y Psicologia Todo el mundo … menos tu

Todo el mundo … menos tu



mascaras sociales deseabilidad aprobacion de los demas life coach santa cruz tenerife

Un día te descubres mirando a la gente a tu alrededor. Risas, conversaciones super interesantes, también preocupaciones con pasos decididos, actitudes fuertes, amigos que se apoyan, miradas de «si, tengo un plan».

Así que, sí, un día te descubres mirando a la gente a tu alrededor y les ves tan bien, tan felices que te haces la gran pregunta: ¿cómo lo hacen?, ¿cómo pueden superar todas esas cosas?, ¿cómo son capaces de hacer todo lo que hacen sin tener miedo?, ¿Cómo?


A ver, no eres ingenuo. Sabes que todos tenemos problemas y cada uno se enfrenta a sus propias circunstancias, pero hay algo que te dice que dentro de toda esa locura que es la vida diaria han encontrado una forma de caminar adelante y seguir siendo felices. Pero, ¿cómo lo hacen?

Todos necesitamos sentirnos aceptados

Y entonces te descubres a ti mismo pensando que todos experimentan una vida en la que son capaces de enfrentarse a sus miedos, de encontrar solución a sus problemas. Todos, menos tu. Todos consiguen sus objetivos y superan sus dificultades … menos tu.

Esto es una ilusión que solo te genera frustración. No es verdad. La realidad es mucho más sencilla. Solo ves lo que los demás quieren que veas. En cada uno de nosotros la autoimagen que tenemos está relacionada con la que mostramos al mundo. Es decir, mostrar al mundo que estamos bien es una forma de ser socialmente aceptado. Y esto, como te digo, es importante para sentirnos cómodos con nuestra autoimagen, la representación mental que tenemos de nosotros mismos.

Este efecto de deseabilidad social se manifiesta:

– por un lado cuando las personas se muestran como creen que serán mejor aceptadas, («socialmente aceptados»),

– y por otro cuando disimulan o directamente ocultan sus opiniones o comportamientos verdaderos, para evitar conflictos y ser validados.

Un espejo social en el que miramos y somos mirados


Tu y yo vivimos en un mundo compartido, expuestos a las mismas influencias y presiones. Es un espacio de retroalimentación en el que las percepciones y expectativas que crees que los demás tienen de ti moldean tus acciones y pensamientos pero también en el que tus propias percepciones y expectativas hacen que lo demás se ajusten a lo que creen que tu ves de ellos.

Comenzaba el artículo hablándote de ese momento en el que te paras, miras a los demás y de repente te preguntas cómo lo hacen para superar todas esas cosas que a ti te cuestan tanto. Pero sabes una cosa? A ellos, a cada una de las personas que ves, también les pasa exactamente lo mismo.

Pues si, cuando tu vas por la calle preguntándote y mirando a las demás personas hay alguien que (sin tu darte cuenta) te está mirando y preguntándose exactamente lo mismo de ti: ¿y él como lo hace?.

¿Se puede Vivir sin Máscaras?


En cada situación adaptas tu comportamiento con el fin de ser más «socialmente deseable». Pero quizás este hecho te puede dar una imagen errónea de estas máscaras que nos ponemos como falsas. Nada de eso. Cada máscara representa una faceta distinta de tu personalidad como individuo en el que se enfoca un aspecto muy concreto de tu yo.

Piensa en tí mismo en un contexto familiar, en el trabajo o con tus amigos. Tu sigues siendo tu en cada uno de ellos pero ciertamente en cada uno hay una faceta de quien eres que sobresale. Eres tu con tus amigos, con tu pareja o en una reunión con un cliente. Pero no exactamente el mismo tu.

El problema no está en tener «máscaras» (una imagen estandarizada) para adaptarte a las situaciones sino cuando hay un conflicto entre la máscara social que usas y tu autopercepción en el que se provoca un quiebre entre adaptación y autenticidad. El problema está en darse cuenta de cuándo esa máscara que te permite adaptarte empieza a convertirse en cartón piedra y no expresa tu autenticidad como individuo. Pero explicar este quiebre nos aleja un poco del motivo del artículo: reconocer que todos intentamos estar lo mejor posible y que es normal pensar que los demás controlan su vida mejor de lo que nosotros lo hacemos. Otro dia volvemos al tema, te parece?.

Gestionando tu realidad mental


Todo lo que te he comentado explica el por qué la hierba del jardín de al lado parece más verde que el del nuestro pero no te da ninguna solución a la pregunta «¿y ahora qué hago?«.

No existe un enfoque universalmente ideal para manejar los problemas psicológicos. La clave radica en descubrir la forma óptima que funcione para cada individuo. Existen, por supuesto, modelos de terapia de eficacia contrastada. Pero son como mapas por los que guiarte, acompañado por tu terapeuta, en un plan de acción.

Un plan de acción personalizado, porque cada persona que ves por la calle busca sus propias respuestas, sus propias soluciones.

La realidad es que aunque supieras qué estrategias usa cada persona que ves por la calle, no te valdría de mucho. Todos pasamos por experiencias parecidas pero no somos clones. Por lo tanto, tus soluciones son solo para ti.

Y ahora, ¿qué haras?
¿Cuál va a ser tu primer paso?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post